A SANGRE FRÍA: EVGENIY CHUPLINSKY: EL MANÍACO DE NOVOSIBIRSK

miércoles, 21 de marzo de 2018

EVGENIY CHUPLINSKY: EL MANÍACO DE NOVOSIBIRSK


Chuplinsky coincide con su paisano Mijail Popkov en ser los dos asesinos en serie de mujeres en la misma región de Siberia, aunque en ciudades distintas. Mientras Popkov asesinaba y violaba en Irkutsk, Chuplinsky mataba a unos 1800 km más al oeste, en Novosibirsk, la capital de la Región Federal de Siberia. Además, los dos eran policías y coincidieron en el tiempo de algunos de los crímenes, del año 1998 al 2000.

En la última década del siglo XX, Chuplinsky era policía de un departamento de seguridad en el que tenía bastante trato con prostitutas, con las que mantenía relaciones sexuales frecuentemente. No contento con ello, a muchas de ellas las asesinaba después, marcando un pentagrama en los rostros y dejando extraños amuletos junto a los cuerpos que descuartizaba para dificultar su identificación, a los que además les extraía el corazón, todo ello quizás para despistar a los investigadores.

Entre 1998 y 2005, Chuplinsky mató a 19 mujeres de entre 18 y 31 años. Contactaba con ellas en las calles de Novosibirsk. Las llevaba a lugares apartados como zonas boscosas o basureros y allí mantenía relaciones sexuales, las asesinaba, mutilaba y colocaba sus cabezas en bolsas o sus propias capuchas. Después de desmembrar sus cuerpos, los dejaba en diferentes lugares de la ciudad.
Foto: Alexander Kryazhev / Ria Novosti
Después de retirarse como policía, trabajó como taxista y constructor y siguió matando. En 2006 fue detenido tras ser acusado por un asesinato aunque no se pudo demostrar su autoría. Diez años después fue arrestado y esta vez se pudieron reunir pruebas que demostraron su culpabilidad.

Si bien se le achacan 19 asesinatos, se sospecha que pudo cometer más y que tras su primera detención pudiera haber sido más cauteloso y enterrar los cadáveres, según la abogada  acusadora.

El 6 de marzo de 2018 fue declarado culpable por un tribunal de Novosibirsk, después de que los psiquiatras forenses certificaran que tiene una atracción irresistible hacia los homicidios y una compulsión hacia el necrosadismo, sin embargo es penalmente imputable ya que es consciente de sus actos, y es por ello que fue condenado a cadena perpetua, otra coincidencia más con su colega Popkov, con la diferencia que Evgeniy Chuplinsky, no confesó los crímenes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario