A SANGRE FRÍA: EGEDIUS SCHIFFER: EL ESTRANGULADOR DE AACHEN

lunes, 30 de julio de 2018

EGEDIUS SCHIFFER: EL ESTRANGULADOR DE AACHEN


El ‘modus operandi’ de este asesino serial alemán fue siempre el mismo: con su vehículo recogía a chicas cuando salían de las discotecas, algunas de las cuales hacían auto-stop, para luego abusar de ellas sexualmente y asesinarlas.

La primera víctima fue Marion G., de 18 años de edad. Una madrugada veraniega del mes de julio de 1983, subió al vehículo de Schiffer en una parada de bus de Alsdorf. La chica, luchó con todas sus fuerzas, evitando la violación pero no su asesinato. Fue estrangulada, desnudada y arrojada a un estanque.

Un día frío de febrero de 1984, la adolescente de 15 años de edad Andrea W. se encontraba haciendo auto-stop después de salir de una discoteca en Würselen. Subió al coche de Schiffer. Fue violada y estrangulada. Su cuerpo fue encontrado en un camino rural.

31 de agosto de 1984. En la carretera B-221, cerca de Geilenkirchen. Angelika S., de 17 años de edad sube a un coche después de pasar un buen rato en una discoteca cercana. El cuerpo de la joven, vestido únicamente con un sujetador y medias, fue descubierto en un bosque.
Una noche de diciembre de 1985, Marion L., de 18 años, fue secuestrada, violada y asesinada en Aachen. Como las anteriores víctimas, subió al coche de Schiffer. Durante una hora, su captor estuvo conduciendo el vehículo con ella en el maletero hasta que encontró un lugar rural y solitario donde dejar el cuerpo desnudo y cubierto de hojas.

Cuatro años y medio después, el 16 de junio de 1990, Sabine N. Esta vez, al parecer la mujer de 31 años no subió voluntariamente al vehículo de Schiffer, tal y como hicieron las anteriores víctimas, sino que se dirigía andando hacia su casa, después de pasar un rato en el club “Inside”. Fue arrastrada contra su voluntad al vehículo de su asesino. Después, fue violada y estrangulada. Su cadáver fue encontrado un año después en un bosque cerca de Wegberg. Fue identificada, gracias a su dentadura.

Pero no fue hasta casi 17 años después de cometer el último crimen que fue arrestado por la policía, mientras recogía chatarra. Voluntariamente se prestó a dar muestras del ADN, que confirmaron la autoría de Egedius Schiffer en los asesinatos de las cinco mujeres, después de que coincidieran los restos biológicos en los cuerpos de las víctimas. Fue condenado a cadena perpetua.

El 22 de julio de 2018, el asesino que contaba con 62 años de edad, fue encontrado muerto en su celda de la prisión de Bochum. Conectó el cable de una lámpara a la red eléctrica, y éste a sus pezones y órganos genitales en una práctica sadomasoquista, lo que le costó la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario