A SANGRE FRÍA: CHARLES MANSON: HISTORIA DE UN INDUCTOR EN SERIE. LOS CRÍMENES DE ‘LA FAMILIA MANSON’

jueves, 9 de agosto de 2018

CHARLES MANSON: HISTORIA DE UN INDUCTOR EN SERIE. LOS CRÍMENES DE ‘LA FAMILIA MANSON’

De padre desconocido, Charles Milles Maddox nació en Cincinnati, Ohio, el 12 de noviembre de 1934. Su madre aseguraba que el padre de la criatura no fue otro que un coronel del ejército llamado Walker Scott, contra quien interpuso una demanda de paternidad. El pequeño Charles adoptó el apellido de William Manson, un hombre con el que su madre estuvo casada poco tiempo.

La infancia de Manson fue muy desgraciada. No recibió el amor que se espera de una madre hacia su hijo, sino todo lo contrario, fue repudiado y dejado al cuidado de unos parientes. Para más ‘inri’, Kathleen Maddox era alcohólica y amiga de lo ajeno, detenida junto a un hermano de Charles en 1939 por robar en una estación de servicio.

En 1947, después de diez meses de haber ingresado en una escuela para niños sin hogar, volvió con su madre pero fue rechazado. Ante tal panorama y como no podía ser de otra manera, Manson con tan sólo trece primaveras comenzó su carrera criminal, atracando una tienda de alimentación. Fue detenido y encerrado en un reformatorio del que escapó cuatro días después con un compañero. Juntos cometieron más asaltos.

Las entradas y salidas de presidio eran continuas. Ello no impidió que en 1954 se casara con una enfermera, Rosalie Jean Willis, con quien tendría su primer hijo, aunque en 1961 se divorciaría de ella y se casaría nuevamente, esta vez con una prostituta llamada Candy “Leona” Stevens, con quien tendría su segundo hijo. Por aquella época, en otro de sus ingresos en prisión comenzaría a interesarse por el esoterismo y la música, que fueron los cimientos para construir el grupo sectario al que denominó “la familia”.

La familia Manson

En 1967 Charles Manson obtuvo la libertad y después de una breve estancia en San Francisco, se instaló en la ciudad de Berkeley, California. De la cárcel se llevó el haber aprendido a tocar la guitarra. Comenzó a salir con Mary Brunner, una joven estudiante que trabajaba como bibliotecaria, con quien se fue a vivir poco después. Manson no tardó mucho en conocer a otra chica y la invitó a instalarse con ellos. Aunque a su novia no le hizo ni pizca de gracia, a regañadientes aceptó. En poco tiempo, Manson tenía una legión de seguidores –la mayoría mujeres- por lo que formó el clan que él mismo denominó ‘la familia Manson’.

La secta Manson carecía de hogar, y al ser tan numerosa –llegaron a ser más de 60 personas- buscaron un lugar apartado donde instalarse. En el verano de 1968 Manson persuadió al ranchero George Spahn para que les dejara vivir en el rancho que poseía. Dicha propiedad era un poblado al más puro estilo western que servía de rodaje para películas y series, en aquella época ya en desuso. Sería el nuevo hogar de la secta. 
Rancho Spahn

Manson organizaba fiestas varios días a la semana. El LSD era el rey de aquellos eventos –con permiso de Manson-. Él no tomaba grandes dosis para no perder nunca el control. Era un gran manipulador, consiguiendo despersonalizar a todo el grupo para conseguir que hicieran todo lo que a él le viniera en gana. Les convenció de que era descendiente de Jesús y el demonio, que estaban unidos en una misma persona. Se autoproclamó gurú y una especie de elegido por la divinidad para erigirse como el líder de los supervivientes del Armagedón, que consistiría en una guerra racial en la que el hombre negro dominaría al hombre blanco, aunque no lograría a ejercer el poder debido a que se darían cuenta de su inferior inteligencia, por lo que el poder recaería sobre el hombre blanco de nuevo y la familia Manson serían los elegidos para que la raza humana renaciera de sus propias cenizas, como no con Manson a la cabeza.
De izquierda a derecha: 1 Charles Manson, Bobby BeauSoleil, Danny DeCarlo, Steve Grogan, Sandra Bueno, 6 Al Springer, 7 Kenneth Bell, 8 Susan Atkins, 9 Bruce Hall, 10 Charles Allen Beard, 11 Leslie Van Houten, 12 Sherry Cooper, 13 Susan Scott, 14 Ella Jo Bailey, 15 Mary Brunner, 16 Patricia Krenwinkel, 17 Bryan Lukashevsky, 18 Catherine Share, 19 David Hannum, 20 Larry Craven, 21 Phil Phillips, 22 Harold True,23 Charles Watson, 24 Juan Flynn, 25 Larry Bailey, 26 Mark Bloodworth Damion, 27 Susan Bartell, 28 Johnny Scwartz, 29 Vern Plumlee, 30 Stephen Palazzo, 31 Karate David Lipsett , 32 Colleen Sinclair, 33 Stephanie Schram, 34 Nancy Pitman, 35 Dianne Lake, 36 Kathryn Lutesinger, 37 Thomas Walleman, 38 Allen Delisle, 39 Catherine Gillies, 40 Charlee Griffin, 41 Bruce Davis, 42 Lynette Fromme, 43 Laura Shepard, 44 Ruth Ann Moorehouse, 45 Madeline Cottage, 46 Maria Alonzo, 47 Barbara Rosenberg,  48 Linda Kasabian, 49 Diane Von Ahn, 50 Barbara Hoyt, 51 Claudia Smith, 52 William Vansicle, 53 Paul Watkins, 54 Jack Gordon, 55 Carol Loveless, 56 Ruth Gordon, 57 Raymond Petrizzo, 58 Robert Murray, 59 Thomas Galella, 60 Robert Reinhard

Todo este ideario fantástico y esquizotípico organizado por Manson caló hondo en las mentes de sus seguidores, que abrazaban los idearios de la subcultura ‘hippie’, que estaba en plena efervescencia. En realidad no eran más que un puñado de jóvenes frustrados, carentes de autoestima, ávidos de amor y cariño imbuidos por dicho movimiento. En cierta ocasión, escuchando la canción ‘Helter Skelter’ creyó que los Beatles le habían transmitido un mensaje. Estaba convencido de que el álbum blanco de los Beatles anunciaban la guerra que según él, se avecinaba. Llamó a esa guerra con el mismo título que la canción.

Manson y la música

Manson tenía contactos en el mundo de la música, al parecer se movía en círculos relacionados con las drogas y el ocio. Uno de ellos y clave en el devenir de los crímenes que más tarde cometería la secta Manson, fue el batería de los Beach Boys Dennis Wilson, con quien entablaría amistad. No fue el encanto de Manson ni ningún don divino lo que le unió a él, sino la conjunción entre un mal estado de ánimo por su reciente divorcio, las drogas y sobretodo el poder participar en orgías, lo que hicieron que le cayera bien. Entre porros, ácido y sexo, Manson tocaba alguna pieza musical con su guitarra, y claro, en ese estado cualquiera hubiera dicho que Manson tenía un gran porvenir en el mundo musical. Por todo ello, la casa de Wilson se vio invadida a menudo por la familia Manson, y como no gracias al sexo en grupo, la marihuana y el LSD, bienvenida era la compañía, aunque poco después una participante inesperada en la fiesta hizo su aparición: la gonorrea. Wilson los envió a todos al médico, pagando él, claro está la factura sanitaria.

La amistad entre Wilson y Manson se deterioró en unos meses. El baterista aunque sentía cierta admiración por Charles, también le temía. Sea como fuere, conoció a través de Wilson al exitoso productor musical de la época Terry Melcher –hijo de la actriz Doris Day- y que al parecer le dijo a Manson que no tenía talento musical. Manson no encajó bien el golpe y eso propició lo que vendría después.
Dennis Wilson

Los crímenes de Cielo Drive 10050

Otro de los contactos de Manson era el profesor de música Gary Hinman. Al parecer, le proporcionaba droga a Manson. En una ocasión le vendió mescalina de muy baja calidad lo que provocó la ira de Charles, por lo que quiso recuperar el dinero que le había pagado. Para ello, el 25 de julio de 1969 envió a varios miembros de ‘la familia’, Bobby Beausoleil, Mary Brunner y Susan Atkins. Tuvieron a Hinman secuestrado durante dos días en su propia casa. En uno de esos días apareció Manson y le cortó un trozo de una oreja. Poco tiempo después, Beausoleil lo apuñaló hasta darle muerte, al parecer por orden de Manson. Seguidamente el propio Beausoleil o alguna de las mujeres que le acompañaban escribieron con la propia sangre de la víctima en una de las paredes de la casa ‘political piggy’ (cerdito político) y dibujaron una pata de pantera, el símbolo utilizado por ‘Pantera Negra’, para tratar de que pareciera un crimen de dicho partido extremista, formado por personas de raza negra.
Gary Hinman

El 6 de agosto de 1969, Beausoleil fue detenido por la policía al conducir éste el coche de Hinman, donde encontraron el arma homicida. Dos días después, Manson les dijo a sus seguidores que había llegado el momento del ‘Helter Skelter’.

El 8 de agosto de 1969 Manson ordenó a los miembros de ‘la famillia’ Tex Watson, Susan Atkins, Linda Kasabian y Patricia Krenwinkel que fueran a la vivienda del productor Terry Melcher y que mataran a todos los que se encontraran en aquella casa. No se sabe con certeza si Manson sabía que en el 10050 de Cielo Drive ya no vivía Melcher o de todas formas el crimen fue un acto de despecho contra la sociedad a la que él hubiera querido pertenecer y por la que se sentía rechazado. Al parecer, en cierta ocasión se presentó en dicha propiedad para ajustar cuentas con Melcher, pero por aquel entonces ya no vivía en ella. Los nuevos residentes eran el director de cine Roman Polanski y su esposa, la actriz Sharon Tate. Así se lo hizo saber el fotógrafo de Tate, Shahrokh Hatami, que se encontraba allí y vio a Manson en los jardines de la casa, a finales de marzo del 69. Cabe la posibilidad que no creyera del todo lo que le habría dicho el fotógrafo, y que igualmente ordenara a sus acólitos los crímenes, hubiera quien hubiera en aquella casa.

La noche del 9 de agosto de 1969 Watson, Atkins, Kasabian y Krenwinkel llegaron a la propiedad de los Polanski-Tate para realizar el trabajo que les había ordenado Manson. Antes de entrar, Watson se subió a un poste telefónico y cortó los cables. Al cruzar la carretera que posteriormente llevaba a la finca, vieron un vehículo que salía, al que detuvieron. Watson, se situó al lado del conductor. Primero le hirió con un cuchilló y posteriormente sacó un revólver y efectuó varios disparos sobre el joven Steven Paren, quien murió al instante. Seguidamente le robaron la cartera.

Se colaron en la casa todos excepto Linda Kasabian, que se quedó esperando en el coche con el que habían llegado. Al poco rato, Kasabian pudo escuchar los gritos de horror de las personas que estaban siendo asesinadas: Abigail Folger y su novio Voytek Frykowski –amigo de Polanski-, el peluquero Jay Sebring y Sharon Tate.
De izquierda a derecha: W. Frykowski, S. Tate,
S. Parent, J. Sebring y A. Folger

Frykowski se encontraba durmiendo en el sofá del salón. Se despertó cuando escuchó a Watson susurrando algo a Atkins. Watson le pateó la cabeza. Cuando el sorprendido y asustado Frykowski le preguntó quien era, Watson le respondió: “Soy el diablo, y estoy aquí para hacer cosas del diablo”.
Los otros tres ocupantes de la vivienda, se encontraban en distintas estancias en el momento del asalto. Después de reunirlos a todos en el salón y atarlos con cuerdas y toallas, Watson les ordenó que se tumbaran boca abajo en el suelo. Todos menos Tate, que dado su estado de gestación, se sentó. Sebring intentó arrebatarle el revólver a Watson pero éste le disparó en el torso. Al caer en el suelo, empezó a patearle la cara, rompiéndole el tabique nasal y lastimándole un ojo.

Watson les exigió que les dieran todo el dinero que llevaban. Folger le dio 70 dólares. Watson ordenó a Atkins que matara a Frykowski. Cuando iba a hacerlo, éste la agarró del cabello y le propinó un golpe en la cabeza pero Atkins lo apuñaló en seis ocasiones. Entonces Watson disparó a Frykowski pero no lo mató por lo que le golpeó en la cabeza con el revólver, tan fuerte que lo rompió. Seguidamente Abigail Folger, pudo correr hacia la puerta y gritó pidiendo auxilio. Krenwinkel fue detrás de ella. Mientras tanto, Watson rodeaba los cuellos de Tate y Sebring con una soga colgada de una viga. Sebring, agonizante recibió en ese momento siete puñaladas de Watson.

En el exterior Kasabian, en un gesto de cordura y para tratar de detener la masacre alarmó falsamente a Atkins de que alguien venía. Mientras, Folger pudo escapar hacia fuera hasta la zona de la piscina pero Krenwinkel corrió hacia ella hasta que le dio alcance y la apuñaló. Watson también fue hacia el lugar y la remató con 28 cuchilladas más. Frykowski trató de huir, sin fuerzas, abrazado ya por la muerte fue masacrado por Watson con 51 puñaladas.

En el interior de la casa, Tate embarazada de ocho meses y medio suplicaba que se le permitiera vivir para tener a su bebé, ofreciéndose incluso como rehén. Atkins, Watson o ambos a la vez apuñalaron a Tate en dieciséis ocasiones. 

Como colofón a la masacre, Atkins usó la toalla con la que habían atado las manos de Frykowski para escribir “pig” (cerdo) en la puerta principal de la casa con la sangre de Tate, siguiendo las instrucciones de Manson, quien les indicó “dejaréis un letrero…algo mágico”. Después, los asesinos se cambiaron la ropa ensangrentada que abandonaron en unas colinas cercanas, junto a sus armas.

Los asesinatos de Leno y Rosemary LaBianca

Una noche después de los crímenes de Cielo Drive, seis miembros de la “familia”, Leslie Van Houten, Steve Grogan y los cuatro asesinos de Tate y compañía se fueron con Manson al número 3301 de Waverly Drive. A Manson no le gustó como perpetraron los crímenes la noche anterior, así que se dispuso a enseñarles cómo debían hacerlo. 
Matrimonio LaBianca

Manson y Watson entraron en la vivienda, en la que el matrimonio Labianca dormían. El hombre se encontraba en el sofá. Mientras Manson le apuntaba con una pistola, Watson le ataba las manos con una cuerda. Seguidamente, Krenwinkel y Leslie Van Houten aparecieron en la sala con Rosemary LaBianca, que fue atada con cables de lámparas. Rosemary fue conducida otra vez a la habitación donde dormía minutos antes. Seguidamente, comenzó el horror. Mientras Watson apuñalaba a Leno y Rosemary yendo y viniendo de la sala a la habitación, al unísono, Krenwinkel y Van Houten hacían lo mismo con Rosemary. Fueron demasiadas puñaladas para ser contadas. Cuando acabaran la matanza, Krenwinkel escribió con la sangre de las víctimas “Rise” (alzaos), “Death to pigs” (muerte a los cerdos) y “Helter skelter”, en la puerta del frigorífico. No contentos con eso, Watson continuó masacrando el cuerpo de Leno con un tenedor que dejó clavado en su estómago. Krenwinkel hizo lo propio en su garganta con un cuchillo. Al marchar, Watkins defecó en el hueco de la escalera.

Detenciones

Una mujer del servicio doméstico de los Polanski presenció la macabra escena aquella mañana del 10 de agosto de 1969 al llegar a la casa para comenzar su jornada laboral, alertando a los servicios de emergencia. El principal sospechoso y primer detenido fue el conserje de la finca, el joven William Garretson, quien declaró (sorprendentemente) que no vio ni escuchó nada que le alertara, tan sólo el ladrido del perro de los Polanski, pero que no le dio importancia. Tampoco que al amanecer, cuando quiso realizar una llamada telefónica no pudo por no haber línea. En el interrogatorio policial tan sólo dijo que estuvo con Parent hasta las 00:45, aproximadamente y que luego estuvo escuchando música y escribiendo cartas hasta el amanecer y que después se echó a dormir hasta que le despertó un policía apuntándolo con su arma. Después le conduciría hacia las escenas de los crímenes, que le provocaron una gran impresión. Dos días después fue liberado.

Los miembros de la ‘familia’ fueron detenidos tres meses después de los asesinatos, curiosamente por su implicación en el robo de vehículos. A raíz de ello una torpe Susan Atkins contó a otras reclusas que ella fue una de las que cometió los crímenes. El caso, que se encontraba en esos momentos en punto muerto, se resolvió con esta confesión.

Susan Atkins

El 16 de agosto de 1969 los miembros de ‘la familia’ fueron detenidos en el rancho Spahn por robo de vehículos. Al no poder recabar suficientes pruebas para incriminarlos fueron puestos en libertad. Entonces, el grupo sectario cambió de residencia por otro rancho abandonado, el Barker Ranch. Sin embargo, la policía seguía sus movimientos y en octubre de ese mismo año, cuando pudieron recabar las suficientes pruebas incriminatorias, la mayoría de integrantes de ‘la familia’ fueron detenidos. En prisión, Atkins se hizo amiga de dos reclusas a quienes les contó con pelos y señales los asesinatos cometidos. Se casó dos veces en la cárcel. Tuvo un hijo, un año antes de ser detenida, el cual fue dado en adopción. Murió en 2009 por un cáncer cerebral.

Charles ‘Tex’ Watson

El que fuera líder ejecutor de la familia Manson, se marchó a Texas tras cometer los asesinatos y allí fue detenido después de que sus huellas dactilares quedaron selladas en la puerta de la casa de los Polanski-Tate. En la actualidad, cumple cadena perpetua por ocho asesinatos y conspiración, después que en California se aboliera la pena de muerte en 1972. Watson y todos los miembros de ‘la familia’ sentenciados se libraron de la ejecución gracias al cambio legal. Ha renegado de Manson y se hizo miembro de una comunidad religiosa evangélica. Se casó y tiene cuatro hijos. En 2022 podrá pedir por decimoctava vez la libertad condicional.

Patricia Krenwinkel

En los primeros años posteriores a su detención mostró su lealtad a Manson pero poco a poco se fue distanciando de ‘la familia’ y sus postulados, hasta llegar a renegar de ellos. Estudió una carrera universitaria estando en prisión y forma parte de varios programas de ayuda a otros reclusos. En la actualidad cumple cadena perpetua y se muestra arrepentida de su pasado como asesina.

Robert ‘Bobby’ Beausoleil

Fue el autor del primer asesinato cometido por ‘la familia’. El 6 de agosto de 1969, Beausoleil fue detenido cuando se encontraba durmiendo en la parte trasera de un vehículo de Hinman que había robado después de asesinarlo a cuchilladas el mes anterior, por un ajuste de cuentas relacionado con las drogas. En septiembre de 2018 tendrá la 19ª audiencia para poder obtener la libertad condicional.

Leslie Van Houten

Fue condenada a muerte en un principio por los asesinatos de Leno y Rosemary LaBianca. Defendió a ultranza a Manson, negando cualquier implicación de éste en los asesinatos del matrimonio. Después de revisar su caso y juzgada en dos ocasiones más. Finalmente en el tercer juicio celebrado en 1978 su pena fue conmutada por cadena perpetua. Ha solicitado hasta en veinte ocasiones la libertad condicional.

Steve Grogan

Fue condenado por el asesinato de Donald Shea, un antiguo capataz del Rancho Spahn, cuando este estaba habitado. Después siguió viviendo en el rancho, cohabitando con ‘la familia’ sin problemas hasta que se casó con una mujer negra. Entonces Manson cambió su actitud y empezó a menospreciarlo debido a su odio hacia los negros. Grogan también residía en el rancho antes de la llegada de ‘la familia’, quienes lo consideraban un retrasado mental. Cuando los miembros de ‘la familia’ fueron detenidos por primera vez por robo de vehículos, Manson le acusó de haberles delatado a las autoridades, por lo que ordenó a Steve Grogan, Tex Watson y Bruce M. Davis acabar con la vida de Shea, el 26 de agosto de 1969. En un principio, Grogan fue condenado a muerte pero el juez del caso declaró en el juicio celebrado el 23 de diciembre de 1971 que “Grogan era demasiado estúpido y dependía demasiado de las drogas para decidir por sí mismo”, reduciendo así la condena a cadena perpetua. Después colaboró con las autoridades dibujando un mapa señalando donde se encontraba el cuerpo de Shea enterrado. En prisión se integró en la vida carcelaria llegando a ser el jefe del programa para disuadir a los jóvenes de la delincuencia. Estuvo interno en la misma prisión que Manson pero se mantuvo alejado de él. Fue liberado bajo libertad condicional en 1985.
Donald Shea

Bruce Davis

Mary Brunner delató a la policía a Bruce Davis, implicándole en la muerte de Donald Shea. Después de permanecer en busca y captura durante unos meses, se entregó el 2 de diciembre de 1970. En 1972 fue condenado por los asesinatos de Hinman y Shea, conspiración y robo. Se le consideró el hombre de confianza de Charles Manson. Desde entonces permanece en prisión y se convirtió en predicador. Según los informes del equipo de tratamiento de la cárcel es apto para que le concedan la libertad condicional pero hasta en cinco ocasiones le ha sido denegada por el Gobernador de California.

Mary Brunner 

El 8 de agosto de 1969, Brunner y Sandra Good, fueron detenidos en una tienda de San Fernando, California por comprar con una tarjeta de crédito robada. El cajero sospechó y llamó a la policía. Al ser aprehendidas se les encontró numerosas tarjetas de crédito robadas. Quedaron en libertad poco después.

Apenas dos semanas más tarde, Brunner acompañada de Catherine ‘Gypsy’ Share, Dennis Rice, Charles Lovett, Larry Bailey y Kenneth Como, atracaron una armería, llevándose 143 rifles que cargaron en su camioneta. El empleado de la tienda pulsó la alarma silenciosa y la policía les sorprendió mientras huían del lugar, cercándoles e impidiendo su marcha tras un intenso tiroteo en el que fueron heridos Brunner, Catherine Share y Larry Bailey Según comentó la policía días después, que con el armamento robado el grupo pretendía secuestrar un avión y matar a un pasajero cada hora hasta que se pusiera en libertad a Manson y los demás miembros de ‘la familia’ que se encontraban encarcelados.  Brunner fue la testigo clave en la acusación del asesinato de Hinman, puesto que ella estuvo presente cuando Manson le cortó una oreja y seguidamente Beausoleil acabó con su vida. Fue condenada a 20 de años de prisión, saliendo en libertad condicional en 1977.

Lynette Fromme

A pesar de no cometer ninguno de los asesinatos, Fromme pasó algún tiempo entre rejas condenada por obstrucción a la justicia haciendo que los miembros de ‘la familia’ testificaran y negarse ella misma de igual modo. Acampó junto al resto de miembros de ‘la familia’ frente al juzgado donde se celebró el juicio contra Manson y los demás sectarios. Manson se tatuó una ‘x’ en el entrecejo que tiempo después convirtió en una esvástica. Como muestra de la lealtad a Manson, Fromme y los campistas se raparon la cabeza al cero y se grabaron a cuchillo una ‘x’ en la frente, al igual que Krenwinkel y Van Houten. Pero el hecho más notorio de Fromme fue cuando el 5 de septiembre de 1975, disfrazada de monja y empuñando un pistola, intentó asesinar al presidente de los Estados Unidos, Gerald Ford. Aunque fue condenada a cadena perpetua por este hecho, en agosto de 2009 se le concedió la libertad condicional.

Linda Kasabian

Fue la testigo clave en el juicio por los asesinatos en el hogar de los Polanski-Tate y el matrimonio LaBianca puesto que ella estuvo esperando en el vehículo esperando en las afueras de la residencia de Tate. Al oír los gritos de las víctimas se acercó al lugar y presenció el asesinato de Frykowski a manos de Watson. La noche siguiente fue con Manson, Watson, Krenwinkel, Van Houten y Grogan a la casa de los LaBianca y al igual que en el chalet de los Tate-Polanski se quedó esperando en el vehículo. Esa misma noche, Manson envió a Kasabian, Atkins y Grogan a que mataran al actor Saladin Nader, con quien Linda había tenido una relación anteriormente. Kasabian llamó a la puerta equivocada deliberadamente de otro apartamento para evitar el crimen. Dos días después, huyó del rancho Spahn a casa de su madre, horrorizada y arrepentida. Posteriormente ha concedido algunas entrevistas y participado en documentales contando los crímenes y su vida con ‘la familia’.

Charles Manson

Fue condenado por conspiración al asesinato. Al igual que los demás miembros de ‘la familia’ le fue conmutada la pena capital por cadena perpetua. Murió en el hospital de Bakersfield, el 19 de noviembre de 2017 por causas naturales. Pasó tres cuartas partes de su vida en prisión. En contra de lo que se ha escrito y se sigue escribiendo, Charles Manson no fue un asesino en serie. No se ha podido demostrar que matara directamente a nadie. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario